Sign in / Join

ANIMALES NOCTURNOS: LA VENGANZA HECHA NOVELA

REPARTO7.7
GUION8.1
BANDA SONORA 6.2
FOTOGRAFÍA7.9
7.5

El director y diseñador Tom Ford, nos regala de nuevo una historia llena de opulencia, engaño, mentira, y también de verdad sobre las élites sociales, de su poder y su hedonismo, que no supone un filtro para los sentimientos ni la humanidad inevitable que, aunque no queramos, todos tenemos. Por momentos nos pueden aburrir las poses que disfrazan la intencionalidad de este film, que es hablarnos de los sentimientos dolorosos, entre recuerdos y añoranza.

El film comienza de manera provocadora y atípica, el espectador puede llegar a pensar que se ha confundido de sala, pero no; se trata de una performance, en la galería de arte que regenta la protagonista interpretada por Amy Adams, con buen gusto para la moda y el arte, como no podía ser de otra manera con Tom Ford. Ésta joven, que ya no lo es tanto, recibe el borrador de una novela escrita por su exmarido, interpretado por Jake Gyllenhaal. Comenzará a leer la novela, y se entremezclarán los recuerdos vividos con una historia de misterio, rabia y venganza. Sus recuerdos se remontan a la historia vivida con el escritor, el inicio de esta relación, lo mucho que lo admiraba y lo animaba a escribir, hasta que dejo de hacerlo, y cómo llegó a odiar todo lo que le gustaba, la inestabilidad que al principio suponía una salvación y ahora un problema, y que cambió de la mano de su actual marido interpretado por el actor Armie Hammer, que se convertiría en un esposo infiel, entregado a su trabajo, que no tiene tiempo para nada más que no sea él mismo.

Amy Adams, con su espléndida actuación nos recuerda la angustia por el daño causado a su exmarido, a través de la novela y de sus propios recuerdos, y devolviéndole éste toda esa memoria pasada a través de esta paradójica novela como venganza, que sí lo es, y que probablemente refleja a la perfección el sufrimiento de dicha relación le produjo, canalizado en la mejor de las novelas, dejándole ver que su confianza en él como escritor no era suficiente, y a través del dolor, de ella misma, lo que ella provocó, puede crear esa magnífica historia.

Lo importante, por lo tanto, es la historia que se cuenta en la novela, un thriller psicológico muy bien planteado con un guion notable en la adaptación de la novela de Austin Wright, que condensa la culpabilidad y la venganza de éste, provocando en el espectador una sutil angustia y sugestión, fruto en definitiva el turbulento final de la relación. El guion es un acierto notable por parte de Tom Ford, con apenas fallos, no obstante, con algún resquicio que nos gustaría saborear más pero que no deja colgada la historia.

Así mismo en la ambientación, algo que no podía fallarle a esta historia era la fotografía, y su resultado es claramente destacable de la mano de Seamus McGary, que ha trabajado en otras películas como ‘Anna Karenina’, ‘Las horas’ o el capítulo primero de la nueva temporada de ‘Black Mirror: Caída en picado (Nosedive)’, protagonizado por Bryce Dallas Howard. Hace que la película sea el doble de atractiva, con planos con una escenografía puramente artísticos perfectamente exprimidos, sobre todo con planos fijos totalmente dinámicos.

El elenco fabuloso en general, cada actor brilla por sí mismo, desde los protagonistas a los papeles secundarios, como el de Michael Shannon, o sin duda el de Aaron Taylor- Johnson, un personaje despreciable de los que hacen más grande al actor por su actuación aunque le odiemos por momentos, pero de ahí la grandeza de la interpretación, lo que consigue y convenció al jurado de los Globos de Oro, en su pasada edición, para concederle el premio al mejor actor de reparto en la categoría de mejor película drama. El film también fue premiado el pasado año con el Gran Premio del Jurado en el Festival de Venecia.

Tom Ford mejora respecto a ‘Un hombre soltero’ y convence, es una historia muy bien contada, con sus giros metafóricos y sorprendentes para hacernos disfrutar de la película en todo su trabajo técnico y artístico. Sin duda, es una película buena y habilidosa en su manera de desarrollarse, tocando la melancolía dolorosa del relato y transmitiéndosela al espectador para que nos embriague su lujo, sus formas y su acontecer efímero, pero poderoso.

 

@GemsMurakami

Leave a reply