Sign in / Join

Los Feroz 2017 o los ‘Paquita Salas’ y ‘Tarde para la ira’

Con un manido pero acertado vídeo introductorio sobre la presión que sufre Antonio de la Torre al presentar la gala se abrieron los Premios Feroz 2017. Sin pelos en la lengua, pero si olvidándose de alguno que otro, Antonio de la Torre abrió la gala poniendo voz al guión escrito por Borja Echevarría, Diego San José y José A. Pérez Ledo.

Leonor Watling y Eduardo Noriega fueron los encargados de abrir la entrega de premios, no sin antes dedicar unos instantes a la memoria de Bimba Bosé que inundó el Palacete de los Duques de Pastrana de aplausos. Watling y Noriega entregaron el premio a los mejores actores de reparto de una película, cayendo estos en manos de Manolo Solo por ese Triana de voz peculiar; y en Ruth Díaz por esa acertada Ana, ambos por Tarde para la ira, lo cual vaticinaba ya la noche que le esperaba a la ópera prima de Raúl Arévalo. Para la misma categoría, pero esta vez dentro del mundo de las series de televisión, Paula Echevarría y Alex García entregaron el premio, habiendo un empate en la categoría masculina entre Hugo Silva por El Ministerio del Tiempo y José Sacristán por Velvet, y dando el primer premio de la noche de Paquita Salas a la abrumadora Belén Cuesta en la categoría femenina. Por supuesto, ambos galardones en categoría femenina fueron acompañados de la reivindicación de la igualdad de los salarios entre hombres y mujeres en el cine.

Los innovadores premios a mejor trailer y mejor cartel fueron estrenados por Rafa Martínez  por el tráiler de Kiki, el amor se hace, premio recogido por su director Paco León, el cual confesó que a él no le gustaba el tráiler, “pero que ahora le tiene que reconocer el mérito”;  y en Gabriel Moreno por el cartel de El hombre de las mil caras, presentados por el siempre divertido Julián López. Por su parte, el premio a Mejor música original recayó en Un monstruo viene a verme.

Para presentar el Premio Feroz de Honor, Alex de la Iglesia dedicó al galardonado Chicho Ibañez Serrador unas palabras de agradecimiento por ser uno de sus principales referentes a la hora de hacer cine y “uno de los realizadores más interesantes de España”. Tras aparecer él en el escenario, el auditorio rompió en aplausos de agradecimiento para el monstruo del audiovisual.

El segundo premio de la noche para Paquita Salas llegó de la mano de Maria León y Victor Clavijo para Brays Efe a mejor actor protagonista de una serie, por meterse en la piel femenina de la representante de actores Paquita Salas, el cuál aprovecho para reivindicar una escritura más heterogénea de personajes. Por otro lado, en la categoría femenina de mejor actriz protagonista de una serie, se hizo con el premio Aura Garrido por la implacable Amelia en El Ministerio del Tiempo.

Antes de hacer el completo de Paquita Salas otorgándole el premio a mejor serie de comedia y hacerse con el de mejor serie dramática El Ministerio del Tiempo, Ricardo Gómez y Maria Adánez protagonizaron un divertido momento entre los nervios del equipo de Paquita Salas, en el que hicieron esperar a los nominados igual que los bloques de publicidad hacen esperar al espectador para saber lo que ocurre a continuación en sus series favoritas. Todo el equipo al completo de Paquita Salas  subió al escenario para recoger el premio, incluso el recién nominado Brays Efe que casi protagoniza una de las caídas de la noche en medio del escenario al subir a recoger el premio.

Eva Hache, haciendo bandera de ese humor ácido que tanto la caracteriza, entregó el premio a La muerte de Luis XIV, dirigida por Albert Serra, reconocida como la película del año que hubiera merecido mejor suerte en su carrera comercial; así como al documental Dead Slow Ahead, de Mauro Herce, ambos premios entregados sin sobre alguno.

Antes de entregar el siguiente premio, Antonio de la Torre dio paso a un divertido vídeo en el que podíamos ver a grandes guionistas del cine español –entre los que se encontraba el guionista y director Daniel Sánchez Arévalo-, pasando frio en la calle fuera de la sala de ceremonias, simbolizando la poca visibilidad de estos trabajadores en el mundo del cine. Acto seguido, Paula Ortiz y Paco León salieron al escenario para entregar el tercer premio de la noche para Tarde para la ira a David Pulido y Raúl Arévalo al mejor guión.

Pero Arévalo no tuvo tiempo de volver a acomodarse en su asiento pues acto seguido recibió el premio por la mejor dirección de su Tarde para la ira.

Y antes de otorgar los premios gordos de la noche, un Roberto Álamo eufórico y enamorada del trabajo de su director Rodrigo Sorogoyen en Que dios nos perdone, al que calificó de “no solo el mejor director de España, sino del mundo”, recibió el premio a mejor actor protagonista de película; así como en la categoría femenina una Bárbara Lennie sin palabras y abrumada por María (y los demás).

Y por último, Kiki, el amor se hace pudo tener ese reconocimiento a mejor comedia, cuyo equipo hizo bandera de su lema “¡Mucho cine y muchos kikis!”.  Y para poner el broche final, Tarde para la ira levantó su último premio como galardonado a mejor drama, posicionándose como clara favorita a los premios Goya.

Por Sergio de Mingo París.

Leave a reply